ARCO INFORMATIVO CALAVERAS 2021
2 noviembre, 2021

 

ALEJANDRO SEGOVIA

Por Ernestina Molina Chávez

 

En un gran sillón que semejaba un trono

Se encontraba sintiéndose un gran rey

El ahora Diputado Federal llamado Jano

La verdad es que no se la podía creer y hasta se pellizcaba

Detrás de otro sillón la muerte sonreía socarrona

Mientras tanto Jano fingía ignorar a la pelona.

El ex edil seguía hablando y parloteando solo

Es hora dijo la muerte, ya te tengo listo el hoyo.

Jano se resistía alegando ¡no puedes llevarme ahora!

No me importa afirmo la pelona es ya tu hora

Extendiendo su enorme capa cubrió a Jano

Nadie vio jamás que la muerte lo arrastraba

Todo esto mientras él le suplicaba no se lo llevara.

Y la muerte imperturbable ya no lo escuchaba-

 

PANISTAS

Por Ernestina Molina Chávez

 

A las puertas del PAN muchos panistas lloraban

No habían conseguido un hueso y eso lo lamentaban

Algunos clamaban no estuvimos en la lista nos engañaron

Votamos por el partido y no nos dieron nada, nada.

Poniendo una cara de gran susto voltearon espantados.

Que era esa figura definitivamente no era Iván Estrada.

Es la parca dijo uno de ellos su mano está bien helada.

Pensé que venía nuestro alcalde a traernos una buena noticia.

No sueñes le contesto el otro, no ves que nos llegó la hora.

Entonces la muerte los miro diciéndoles es el momento señores.

¡No puede ser! expresaron a voz unísona en tanto ya se los llevaban.

 

EX REGIDORES y REGIDORES ACTUALES

Por Ernestina Molina Chávez

 

En la puerta del panteón los ex regidores observaban

Sus ahora sustitutos con cierta sorna pasaban

Como es posible decían que el ex Edil los haya burlado

¿Es que acaso será cierto? dijo una nueva regidora

En fin, añadió la mayoría, con nosotros no será lo mismo.

Lo decía con desfachatez y gran descaro y cinismo

Despreocupados estaban cuando la parca llego

Despaciosamente mientras se les acercaba.

Vine por ustedes así que no se resistan ahora

Por todos, pregunto uno de ellos con miedo

Si respondió su plazo de partir por fin ha llegado.

Así que vamos tengo espacio para todos

Y las tumbas ya están listas y preparadas

 

PEPE NAVA

Por Ernestina Molina Chávez

 

Como es posible decía voz en cuello Pepe Nava

Que ningún hueso me hayan dejado

A mi que grandes puestos he ocupado

Me tachan de corrupto cuando yo nada he robado.

Acaso querían que viviera pobre, expresaba desfachatado.

Una gran risa se escucho en la inmensidad de la casona.

Era la muerte que burlándose ya casi se acercaba.

Tanto es el cinismo tuyo que ni tu crees lo que señalas

A que vienes pregunto el susodicho con gran temor a ojos vistos.

Hasta la pregunta es necia le respondió la pelona, vengo por ti te llego la hora

Espera tengo riquezas expresaba el ex alcalde, puedo darte lo que quieras.

La muerte entonces rio a grandes carcajadas, que escalofrió provocaban.

Con gran velocidad jalo a Pepe Nava y lo arrastro hasta su morada.

 

El CHOPPER

Por Ernestina Molina Chávez

 

Recargado en un parquímetro el Chopper cavilaba

Podía sentir la fría presencia de la pelona, así como su llegada.

De que podía arrepentirse pues había tenido de todo

Sobre todo ese poder y riqueza que muchos desean tener

Quiso volver otra vez a la silla de Celso N. Ramos

Pero era obvio ya que la gente lo rechazaba

Dicen por ahí que eche todo a perder con ese chaparro

La mera verdad es que los dos la regamos.

En ese momento la muerte ya llegaba.

Sin mas palabras le afirmo acaso pensabas

Hundiste a los matehualenses con esos malditos aparatos

Que verdaderamente nadie quería, y que son tu secreto

No puedo seguir esperándote no siquiera te fijaste donde estabas parado.

No puedo cargarte, te llevare a rastras y quedaras enterrado.

 

IVAN Y LA MUERTE

Por Yoscelyn Bustamante Alvarado

 

Muy concentrado y cavilando estaba

Aquel que en vida llevaba

Como nombre Iván Estrada

Alcalde de Matehuala

 

Se encontraba en el panteón

Ya con el ojo pelón

Viendo que no había lugar

Para la gente enterrar

Si apenas se caminaba

Entre tanta tumba olvidada

pues ni gavetas había

ya casi nadie cabía.

 

El alcalde echaba números, Calculo y topografía

Abrir camposanto nuevo, era lo que pretendía

Pero la muerte no avisa, y entre sus manos tejía

El plan de llevarse al inge y terminar con su vida

 

Así que llego aquella, cuya guadaña afilaba

A probar bien su filo sobre la yugular anunciada

Cuando de pronto el alcalde, de la muerte se percata

Y decide hacerle frente en una lucha anunciada

Y suplicar si es posible ese día lo perdonara

 

 

“Oye muerte no la friegues, no es mi tiempo te lo pido

Recién tome posesión, pregúntale a los del partido

La gente que me voto no la mandare al olvido

Me falta mucho por hacer, te lo pido como amigo”

La muerte lo meditaba, su guadaña aun sonaba

Curiosidad ella tenía que pasaría con Matehuala

Si dejarlo vivir ahora era una decisión acertada

 

De repente el foco prendió y algo se le ocurrió

Llamo del más allá a aquel que en vida llevaba

Santiago J Vivianco, el nombre, era como lo recordaba

El mismo que se apersono al llamado de la muerte

Eso sí, en espíritu presente

 

La muerte le pregunto a Santiago de repente

Porque habría de dejar vivo al ahora presidente

Santiago lo medito y al alcalde ayudo

“Mira muerte esta joven, miles de votos obtuvo

Mucha expectativa tiene de mejorar el futuro

De la tierra que queremos y tres años no son muchos

Dale una chansita flaca, gobernar ahora es su turno.

 

La muerte no tan convencida pidió un segundo consejo

Se acordó del otro inge que se llevó ya hace tiempo

Manuel Moreno Torres le decían en ese momento

Apareció de repente, sonriendo toco su frente

Vio que ni una escultura había, de aquel que la luz traía

 

Dime Inge Moreno, ¿me llevo al colega tuyo?

O lo dejo vivo un rato ¿tú crees que tenga futuro?

Mira muertita mía, es temprano todavía

Para decirte si jala o se enclocha de subida

Difícil si duda tiene el escenario presente

Pues los colores no ayudan al ahora presidente

Pero creo aun todavía que comenzó excelente

Pues desde aquí veo su logo y aparezco yo de frente

Se acordó de los muertito que nos la partimos fuerte

Para ver crecer Matehuala y la identidad de su gente.

 

La muerte nomas oía lo que los espíritus decían

Que la maroma es la presa que todos ansían

Que la Avenida de las torres quedará como pedían

Y que el cementerio nuevo el gober se lo aprobaría

 

Una vez que agotaron los temas, los espíritus de ayer

La muerte les dio las gracias y los regreso con desdén

Aburrida se encontraba, algo no le cuadraba

Pues en la lista venia el señor Iván Estrada

 

“Ya me entretuve bastante,

más tiempo no justificaste

Tu hora ya expiro,

te vas conmigo al panteón

espero encuentres lugar, para el féretro dejar

Las obras que mencionaste, pues con ganas te quedaste”

 

El ingeniero escucho

su mano la muerte tomo

Empezaron a caminar

Iván volteaba hacia atrás

Nomás veía a Matehuala

y todo lo que dejaba

y así cerrando los ojos, acepto su hora marcada.

 

EL CARRETÓN

Por Yoscelyn Leyva Bustamante

 

Cuenta la historia que un día, un carretón recorría

Las calles de Matehuala, algo extraño parecía

Pues vehículos a motor eran la mayoría

Y a medianoche rodar con paso lento lo hacia

 

Dio vuelta por la calle Reyes, al oriente se dirigía

Su conductor muy callado un impermeable vestía

Muchos bultos el llevaba en la carga que traía

 

Cuando llego a la esquina donde pan aun vendían

La Jarochita decía y la leña aun prendían

Ahí estaba un joven parado y en su mente cavilando

Cuando su vista anuncio el enorme carretón

“vamos amigo te llevo, si quieres un aventón”

Lo mas extraño de eso es que joven actuó

Involuntariamente su cuerpo subió de un tirón

 

El carretón avanzo

el joven hacia atrás miro

Los bultos que se encontraban

de personas se trataban

Supo entonces que la muerte era la que manejaba

Tuvo miedo entonces que lo mismo le pasara

 

-¿Quiénes son esas personas? el joven le preguntó

La muerte nomas reía, pero aun así contesto

-Son directores de área, bueno.. lo eran en vida

Los llevo al camposanto antes que se haga de día

-¿Y ese alto quién es? el joven le preguntaba

-El profe olimpo en vida le llamaban

Jugaba muy bien al voli, buenas fintas se aventaba

Y que decir cuando a los contrincantes bloqueaba

 

– ¿Y la güerita aquella, que viene como recargada?

-Ella tenía el nombre de la maestra Renatta

Le sabia a la cultura y a eso de la escritura

Escribía unos poemas, todos de gran altura

 

-¿Y aquella con bata blanca que esta como desmayada?

-Ella era regidora, en la salud destacaba

Pues también era doctora y a muchos clientes me quitaba

La galena se llamaba la Dra Mariana

 

¿Y aquel que esta como dormido?

Onésimo le decían no me acuerdo su apellido

Ese que estudia la vida y que yo no comprendía

Dicen estaba al frente del área de ecología

 

-¿Y el de lentes de la orilla?

-Era de esos garbanzos de a libra

Su área economía a eso si le sabia

Paul Renato le decían, buscar vivir pretendía

Ninguno de aquí pensó que morirían este día

 

El trayecto continuo poco a poco hacia el panteón

-En Aramberri doy vuelta, ahí hay otra sorpresa

Las palabras de la muerte retumbaron en su cabeza

El miedo paralizo se quedo tieso en una pieza

No podía bajar del carretón y vio la muerte de cerca

 

“Y ahora que estamos aquí

Iván algo te quiero decir

A mi no me engañas más,

a todos conocías por igual

De tu gabinete son

Me los que me llevo pal panteón

Igual que tu presidente

En el más allá dirás presente”

 

 

Últimas notas