Con los medios no: AMLO y su populismo de closet
5 mayo, 2020

EL RINCÒN DEL MAGO

Con los medios no: AMLO y su populismo de closet

Por Abelardo Medellín Pérez.

Hay muchas buena plumas que responden y atienden el calvario informativo que es la crisis de coronavirus en Matehuala, San Luis Potosí y México, son tantos los periodistas y medios que no mantienen informados, que no había razón real para que el Rincón volviera; sin embargo, como desde el principio de este espacio se ha dicho, la información que se comenta por acá, ante todo, tiene una responsabilidad con el bien más preciado, perseguido y amagado de nuestro país: la democracia. Y ese, nuestro bien político tan afamado por los morenistas, hoy, una vez más, esta amenazado por el mismo grupo que lo denosta en la actualidad.

Así que si ya estamos de regreso, vamos con lo que nos truena: durante el inicio de la presente semana el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció con bombo y platillo que ya no solo tendremos que fumarnos la mañanera y ver la conferencia de prensa de San Gatell, sino que a su colección de misas políticas, sumara dos nuevas conferencias bastardas: una conferencia para informar sobre los apoyos brindados por los programas de Bienestar (a las 20 horas, d.G [después de Gatell]) y otra para informar sobre microcréditos para los empresarios (a las 18 horas, a.G. [antes de Gatell]).

¿Qué significa este aumento en la programación de orden federal?, no es más que la reivindicación de la jugada más vieja del libro populista: propaganda. Nadie puede negar que la manera en que comunica el presidente López Obrador, es una genialidad, le sabe, sabe hablarle a la masa, sabe expresar su sentir en términos populares, sabe crear tendencias con verborrea de la más barata, pero hay un problema de origen en eso: hablar mucho y tener todas las atenciones en tus conferencias, no asegura, ni que digas la verdad, ni que comuniques, lo cual lamentablemente es lo que le falta al presidente.

AMLO se encamina peligrosamente a saturar los medios de comunicación oficiales y no oficiales por motivos que solo tienen que ver con defender su proyecto político, mismo que no debería ser el mismo después de la crisis del Covid-19, pero ¿Qué podemos esperar de alguien que a pesar de la crisis petrolera reafirma cada que puede sus refinerías planeadas con los pies? Así vemos que el gobierno federal, como todo buen gobierno populista, aprovecha una crisis que lacera profundamente a los mexicanos, para mover sus alfiles sobre el tablero del oportunismo, hoy es acaparar la agenda pública con estas dos conferencias, mañana, intentará adoctrinar a los jóvenes con Canal Once y otros espacios educativos y federales….

Oh, esperen… ¡ya lo está haciendo!

Durante la semana pasada en la programación de “Capsula aprender en casa” que transmite canal once como parte de los materiales de apoyo para la SEP, en unos de los clips para secundaria los conductores se tomaron un momento para hablarles a los jóvenes sobre “economía” en la historia de México y dijeron que: “son varias las causas por las que México enfrenta problemas económicos, para entenderlas tenemos que identificar la situación del país en los ochenta, porque en esa época se estableció un sistema económico llamado neoliberal”.

¿Lo detectan, esa cizaña contra un modelo que quizá no está entre los enemigos principales de los estudiantes de secundaria, pero del presidente sí?

No hay otros datos ni otros nombres, esto es chavismo venezolano olor a taco; esto es Lula y el PT brasileño, con bandera morenista; esto es la presidencia del presidente filipino Duterte, pero donde no se asesina a los criminales, sino que se tacha a los adversarios y se les deja ser apestados en la opinión pública, esto… es populismo. Populismo de bola de nieve: primero amenazan al INE, al INEGI, toman la CEDH, y con estos entes autónomos bajo riesgo de amorenarse’, ahora toman por la fuerza y de forma invasiva a la agenda de los medios en búsqueda de perpetuar información de su conveniencia, pero con cero veracidades.

El riesgo que sigue en la lista de “cosas por hacer si eres populista”, es que en México se legisle sobre los medios de comunicación y sobre la prensa, la cual podría ser una ley de opresión a libertad de expresión muy riesgosa, pero, ya se ha visto en gobiernos populistas latinoamericanos como el del presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Por ahora, lo que vemos es justo lo que predijo Mario Vargas Llosa en un texto sobre el populismo allá por el 2017, el escritor comentó que, si AMLO llegaba al poder, seriamos testigos de “una regresión izquierdista radical al proceso democratización qué México ha experimentado durante las últimas dos décadas”.

Es difícil querer defender un modelo político, cuando los encargados de él nos han dejado las crudas sociales más profundas, sin embargo, voltear a otro lado o voltear maniqueamente hacia las conferencias federales solo nos deja frente a la puerta una nueva crisis, ya no una económica o de salud que podrían durar un par de meses, sino una crisis socio política que podría alargarse por años.

Mientras AMLO se decide si los neoliberales o los periodistas son sus enemigos, tendremos que convivir con estos medios cada vez más saturados de mensajes oficiosos que riman y empatan con los engaños sosos, y, si en todos los medios estará nuestro populista abuelito, valdría la pena mandarle un mensaje como el que nos mandó su esposa cuando hizo recular al Universal con su campaña de “con los niños no”, refiriéndose al hijo de la pareja presidencial; pues, señor presidente, en referencia a una prensa que nunca se ha cansado de defender la democracia que tanto nos ha costado alcanzar, le decimos: “con los medios no”.

 

Últimas notas